“Carmina o revienta” de Paco León

Carmina o revienta
“Máma, eres una artista”

Hace unos días el representante de CC. OO. hacía un curioso comentario refiriéndose a los últimos recortes perpetrados por el gobierno de nuestro país “¿qué quieren? que la gente no pueda ir ni al cine” decía. Curioso, porque a un líder sindicalista le tendría que preocupar más la situación de los ciudadanos en su trabajo que lo que hacen en su tiempo libre. Curioso que este comentario venga de un personaje político y no de un miembro de la industria del cine, al menos de la cara visible de la industria, a la cual parece no haberle importado durante mucho tiempo la situación económica de los ciudadanos si tenemos en cuenta el precio de una entrada de cine, y no digamos ya de las palomitas, pero de eso ya foidaremos otro día.

Partiendo de la base que el cine no es un producto de primera necesidad y que antes de preocuparse en mirar que hay en la cartelera los ciudadanos deben preocuparse (y mucho, a tenor de la que nos ha caído encima) por que se respeten sus derechos básicos, hablemos sobre Carmina.

Tanto el personaje principal como la misma película son un producto de nuestra sociedad. Ambas parecen estar condenadas a buscarse la vida como puedan. Carmina, trapicheando para sacar a su bar de la ruina total y la película buscando cauces para que el espectador tenga acceso a ella de una manera más barata de lo habitual. Está claro que la popular cara de Paco León ha ayudado sobremanera en la promoción, pero hay que aplaudir su atrevimiento al regatear a la ofendida industria y hacer patente que otras maneras de hacer cine también funcionan, que otras maneras de hacer llegar el producto al público son posibles y también dan dinerillo (¡por que no!) y que el orden de los factores cine/internet/dvd no altera el producto. En definitiva, que la evolución siempre es positiva y el lamerse las heridas auto inflingidas una y otra vez, una y otra vez y una y otra vez, pues eso, cansa.

Chistes escatológicos aparte, la película no tiene ni puta gracia. Entiéndame, esto no es Aída (con todos los respetos) donde personajes marginales cuentas chistes en situaciones sórdido-cómicas. Esto es una película sobre personajes marginales que no cuentan chistes sino que actúan como son en situaciones sórdido-trágicas y que de vez, o tal vez mucho, en cuando hacen reír con su patetismo casi digerido. La película no hurga ni escarba en la basura, por lo que la sonrisa no se queda congelada en ningún momento con pensamientos puritanos del tipo “madre mía, de lo que me estoy riendo”. Ofrece un retrato breve y rápido que deja intuir lo que hay debajo para el que le guste elucubrar sobre el pasado y el posible futuro de Carmina y compañía.

Carmina o revienta es una suerte de telediario (mucho más divertido e inocuo, eso sí), te deja esa sensación de estómago lleno,  de que mal esta el mundo y de que mal lo pasa la gente, pero una vez acabado tu única preocupación es recoger la mesa o buscar una buena posición para dormir la siesta. No deja un poso amargo ni creo que lo pretenda, no tiene aspiraciones de “película social”, etiqueta temible y que suele ocultar panfletos mejor o peor intencionados, sino un simple retrato de personajes, pocos y bien escogidos. No es una película novedosa, pero Paco León se arriesga unas cuantas veces manteniendo un plano fijo, o casi fijo, de dos personajes hablando de todo y nada en concreto. No es una película simpática pero no cae nada de mal. Y, cosa importante, no abusa de los guiños al espectador y  los dosifica bien ¡Albricias!

Opera prima irregular, cuyos desniveles pueden pasar más desapercibidos debido a su escueto metraje, pero que mantiene el tipo incluso dejando de lado la polémica suscitada por aspectos ajenos a la película en sí. Con una no-actriz principal que rebosa carisma y que es capaz de aguantar cualquier escena que le echen encima. Qué director no querría contar con una bestia escénica así. Y si este país no se avergonzara de la las segundas y terceras partes habría que hacer más cosas con este personaje, en cine, en internet, en dvd y donde haga falta. Aunque eso, afortunadamente, ya depende de sus autores, por que eso es lo que esta película: cine de autor para bien y para mal.

Y échenle un oído a la banda sonora de Pony Bravo.

web oficial >>

Paco León >>

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Carmina o revienta” de Paco León

  1. Ciutada K dijo:

    Deixo missatge només testimonial perquè encara no l’he vist, però, independentment del producte trobo molt innovadora la forma com el sr. León l’ha exhibit: en tots els formats possibles a la vegada.
    Encara que sigui una frase sobada no deixa de ser cert: Paco León ha sorprés a molts/es amb el seu debut…
    I quan la vegi dic més…

  2. Ciutada K dijo:

    Bueno, ja l’he vist … coincideixo força en la teva crítica. Primerament, és un encert que la peli duri poc, els desencerts es veuen menys (o menys estona, almenys).No es tracta d’un peli rodona (no arriba ni a ovalada) però sí és valenta; pel que respecta al repte d’una distribució (com molt bé has destacat tu) i aquesta idea -un pèl sobada, també és cert- de .els límits entre realitat i ficció, posar davant de la càmera a la teva mare i ‘despullar-la’ com ho fa, és de valents (o de cabrons, que també !).
    Certament, al film li falta ritme, xispa, massa estàtica en molts passatges però em reafirmo en el missatge anterior de que Paco León ha sorprès (gratament) i ha superat el debut amb un bé alt …. realitzarà un segon film? …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s